El año que acaba ha sido una verdadera montaña rusa. La crisis de deuda en Europa se ha llevado por delante a Grecia e Irlanda y ha puesto en la mirilla de los especuladores a Portugal y España. Al otro lado del Atlántico, EEUU se ha batido entre la recuperación y los rumores, ya acallados en su mayor parte, de una posible vuelta a la recesión.
El crecimiento mundial vivido en este 2010 ha sido posible gracias al tirón de los países emergentes. India, China y Brasil se han puesto el chaleco de group leader  y se han encargado de levantar un mundo que en 2009 arrojaba un dato de crecimiento negativo (un PIB de -0,6% según Banca March)… y la historia continúa.
Como caballo ganador los analistas coinciden en apuntar a estos países emergentes para 2011. Ya lo han sido este año y todo apunta que también lo serán en los próximos 12 meses. En una encuesta publicada por el Observatorio Inverco, 9 de cada 10 gestores aseguran que el crecimiento del PIB en estos países se situará por encima del 3,5%;
Desde entidades como Banca March se asegura que serán los BRIC las locomotoras de este nuevo año; “preferimos emergentes y empresas relacionadas con estas economías, en sectores como el industrial, materias primas, telecomunicaciones y energías”. Son reveladoras las previsiones del IEB: el índice Bovespa de Brasil podría tener un desarrollo de hasta el 30% en este próximo año.
Nick Price, gestor de Fidelity, da las claves de por qué debemos apostar por las economías emergentes: “Los motores a largo plazo de los mercados emergentes siguen intactos: demografía atractiva, bajos costes laborales, recursos naturales, riqueza en aumento” y sobretodo “cuentas públicas saneadas.”
Sin embargo algunas voces ya empiezan a advertir de una posible burbuja; el FMI ha instado a estas economías a moderar la demanda ya que “podrían exponerse al riesgo de un sobrecalentamiento, inflación y deterioro de la cuenta corriente externa”.
Dejamos a un lado a la niña bonita de los gestores para centrarnos en el hermano mayor. Como el resto de las economías desarrolladas EEUU ha pasado un año de intensos altibajos.
El crecimiento del PIB que estima Banca March para el gigante americano se sitúa en el 2,5%, muy por debajo de su potencial. Sin embargo, es llamativo el resultado de la encuesta del Observatorio Inverco; y es que el 57% de los gestores encuestados opinan que el gigante americano crecerá por debajo del 2%.
Los expertos consultados por Estrategias de Inversión consideran imprescindible para consolidar la recuperación del crecimiento mundial la mejora en los indicadores macroeconómicos de EEUU.
Adrian Brass, gestor de renta variable de Fidelity, es optimista y considera que a pesar de que la recuperación será lenta, será un hecho y todo ello gracias a “la estabilización de las amenazas estructurales, como el sistema financiero, la vivienda y el paro.”
El desarrollo de la renta variable en EEUU también pone de acuerdo a los gestores encuestados por el Observatorio Inverco. Si en este año 2010 el S&P ha gozado de una revalorización de dos dígitos, según este estudio, el S&P se situará en niveles entre 1.201 y 1.400 puntos en junio de 2011… al menos eso opinan el 81% de los gestores.  
Europa por su parte es un cajón de sastre en el que se mezclan economías tan deterioradas como la irlandesa o la griega con economías bien sujetas como la alemana, que según apunta Félix González, experto de Capitalia Familiar EAFI, “crece ya a un ritmo del 4%, con bajos niveles de desempleo y cuya mandataria está más pendiente de las elecciones del próximo año.”
“Ha existido una flagrante falta de previsión”, se apunta desde Thompson Reuters, lo que nos ha llevado a una situación impracticable. Campuzano, desde Citigroup, asegura que este año 2011 todavía deja muchos interrogantes… aunque en definitiva debería ser un buen año.
Así las cosas la recuperación en Europa va a ser lenta; la austeridad presupuestaria de los países periféricos contribuye a ello, según Alexander Scurlock, gestor de Fidelity. “Alemania va a ser el gran beneficiado del fuerte crecimiento de los emergentes y de la política monetaria del BCE”, concluye.
Si ponemos los ojos en la renta variable del viejo continente, hasta un 74% de los expertos consultados por el Observatorio Inverco opinan que el Eurostoxx50 acabará el año 2011 entre los 2.951 puntos y los 3.300.
En cuanto al Ibex español un 76% de los gestores encuestados por Inverco opina que se moverá entre los 10.501 puntos y los 12.000 hasta diciembre de 2011.
A pesar de que los estudios más optimistas opinan que el índice español llegará a revalorizarse este año hasta un 25%, lo cierto es que parece un escenario poco probable. Según Alejandro Martín, subdirector en España de Hanseatic Brokerhouse, aún existe mucha debilidad relativa en el selectivo español, lo que podría llevar al Ibex, en un escenario marcadamente pesimista, hasta los 7.300 puntos, si se perdiera la resistencia de los 9.200.

Vea la perspectivas de 2011 completas en la revista Estrategias de Inversión, pinche aquí