En una acción poco usual en el sector empresarial español, SOS Cuetara dijo el jueves que emprenderá acciones legales contra los hermanos Salazar, primeros accionistas y hasta hace poco los máximos ejecutivos del grupo, quienes fueron destituidos por conceder un préstamo sin autorización del consejo.
Esta medida se produce después de que el consejo conociera el resultado del análisis realizado por KPMG del préstamo de 212 millones de euros concedido a Condor Plus, sociedad vinculada a los hermanos Salazar.

Los Salazar, fundadores y primeros accionistas de SOS con una participación superior al 28%, fueron los artífices de la meteórica expansión del grupo hasta convertirse en el primer embotellador de aceite de oliva del mundo, tras las compras realizadas en Italia cuando disponía de abundante liquidez.  SOS encontró en el mercado internacional atractivas oportunidades debido a los beneficios saludables asociados al aceite de oliva, como la reducción del colesterol, que impulsaron su consumo mundial, particularmente en Estados Unidos.

Por ese motivo, SOS acometió las compras de Carapelli Firenze SpA, en 2005, y Bertolli, en 2008. Esta última operación, por EUR630 millones, fue financiada mediante un crédito puente.

Con estas compras, SOS se convirtió en el líder mundial del aceite de oliva, con una cuota de mercado del 15%. Entre sus marcas destacan Carbonell y Koipe en España, o Carapelli y Sasso en Italia.

Para afrontar sus inversiones y reducir su deuda, el grupo acometió en 2008 dos ampliaciones de capital por 300 millones y puso a la venta activos que no consideraba estratégicos, como su división de galletas Cuétara.

En los últimos meses, varias empresas españolas han caído en manos de sus acreedores a medida que el endurecimiento del crédito las ponía contra las cuerdas. Aunque la mayoría de las empresas afectadas pertenecen al otrora boyante sector inmobiliario, el de SOS podría suponer el primer caso que incluye medidas legales contra altos ejecutivos y primeros accionistas de una compañía.

No fue posible contactar con los hermanos Salazar para comentar la información.

"Es un caso excepcional porque las operaciones realizadas por las entidades cotizadas están sometidas a un régimen general de control, autorización y publicidad al mercado", dijo Juan Ignacio Sanz, profesor de Banca y Mercado de Capitales del ESADE. En el pasado queda el llamado caso Xfera, en el que varios miembros del consejo de administración de la compañía de ingeniería Abengoa fueron acusados de supuesta administración desleal.

Las noticias surgidas en torno a la compañía han originado una alta volatilidad en torno a las acciones de SOS, que han perdido más de un 22,5% en lo que va de año. Tras la salida de los hermanos Salazar, el consejo de administración de SOS nombró presidente del grupo a Vicente Sos Castell, miembro de la familia fundadora de SOS y consejero desde 1994. José Manuel Muriel Jiménez será delegado general del consejo y primer ejecutivo.

Muriel, hasta ahora presidente del fabricante español de automóviles Santana Motor está especializado en rescatar empresas en crisis, según Banesto Bolsa, que destaca como primera tarea refinanciar el crédito firmado para financiar la compra de Bertolli.

Los hermanos Salazar construyeron el grupo de alimentación tal como se conoce hoy a partir del Grupo Arana, dedicado a la madera, que se adentró en la industria alimentaria mediante la compra de empresas como Arroz SOS, galletas Cuétara o Koipe.