General Motors Corp. y el sindicato United Auto Workers esperan alcanzar un nuevo acuerdo laboral para fines de esta semana, informó el martes el diario Detroit Free Press. "Las cosas avanzan bien", declaró al periódico una persona familiarizada con las discusiones entre la compañía y el sindicato. Los cambios en los términos laborales -que se espera ahorren al fabricante automotor más de US$1.000 millones al año- deben ser acordados antes del 1 de junio para evitar que GM tenga que solicitar protección por quiebra, exige el Departamento del Tesoro de Estados Unidos. El martes, el presidente ejecutivo de GM, Fritz Henderson, declaró a CNBC: "No voy a emitir comentarios sobre el estado de las negociaciones. Cada día ha contado este año, cada día ha contado durante los últimos 60 días y ciertamente cada día cuenta hasta el primero de junio. Estamos trabajando para tratar de encontrar soluciones".