La división surcoreana de General Motors, GM Daewoo Auto & Technology, aseguró hoy que continuará operando con normalidad como parte de la "nueva GM" que surgirá después de que el primer fabricante de EEUU se declarara ayer en bancarrota. El presidente ejecutivo de GM Daewoo, Michael Grimaldi, afirmó hoy en una rueda de prensa en Seúl que las actividades de la firma continuarán como estaban planeadas y que ésta desempeñará un papel importante en la nueva compañía que se forme tras la quiebra, como una de las bases de producción de sus vehículos pequeños. Grimaldi resaltó, asimismo, que la compañía no tiene planes de vender su división surcoreana ni de llevar a cabo una reestructuración de la plantilla o de la empresa.