General Motors se ahorrará 3.300 millones de dólares en los próximos cuatro años con la transferencia de la responsabilidad de las prestaciones sociales al sindicato United Auto Workers, señalaron hoy los directivos de la compañía. Durante una conferencia telefónica para explicar el acuerdo laboral alcanzado a finales de septiembre con el sindicato UAW, el presidente de General Motors, Rick Wagoner, dijo que el nuevo convenio colectivo "mejora significativamente la competitividad de GM". El nuevo convenio colectivo incluye una sección en la que General Motors se compromete a aportar 32.000 millones de dólares a un fondo que será gestionado por UAW y que financiará las prestaciones sanitarias que la empresa paga a sus empleados y pensionistas. Los términos del convenio señalan que el fondo se hará cargo de las prestaciones sanitarias de GM a partir del 1 de enero del 2010.