El conglomerado industrial y financiero General Electric (GE) obtuvo un beneficio neto de 2.671 millones de dólares (1.894 millones de euros) en el segundo trimestre del año, lo que representa una caída del 47% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, informó la empresa.
La cifra de negocio del gigante de Connecticut alcanzó los 39.082 millones de dólares (27.720 millones de euros), un 16,5% menos, lastrado por el retroceso del 29% en la división financiera y del 20% en la unidad de consumo e industria.

Asimismo, la facturación del resto de divisiones del grupo experimentó descensos de entre el 1% en el caso de la unidad de energía y el 11% en la de tecnología, mientras que NBC Universal facturó un 8% menos.

De este modo, en el conjunto de los seis primeros meses del año, GE obtuvo un beneficio neto de 5.332 millones de dólares (3.782 millones de euros), un 43% menos, mientras que la cifra de negocios retrocedió un 13%, hasta 77.493 millones de dólares (54.964 millones de euros).

No obstante, el presidente y consejero delegado de GE, Jeff Immelt, se mostró satisfecho con los resultados cosechados por la multinancional, especialmente "en un entorno económico global que continúa siendo difícil".