El presidente de Goldman Sachs ha dicho hoy en China que las finanzas públicas francesas no son mejores que las de España.

En una entrevista concedida a Bloomberg en Nanjing, China, O'Neill ha afirmado que “la posición de la deuda del país galo no es mejor que la de España e, incluso, probablemente sean peores”. El FMI predijo que la deuda bruta de Francia subiría hasta el 86,4% del PIB de este año. Las proyecciones hechas en enero por el Fondo Monetario Internacional para España cifran su deuda en un 68,4% del PIB.

El déficit presupuestario de Francia en 2010 ascendió a 136,5 billones de euros o, lo que es lo mismo, un 7% del PIB según el Instituto Nacional de Estadística y Estudios Económicos francés (INSEE). En 2009 el déficit fue del 7,5%.

Nicolas Sarkozy, con unos índices de popularidad por los suelos, ha intentado calmar a los inversores reduciendo el déficit a través de reformas que potencien el crecimiento y la lucha contra el paro, en máximos de los últimos siete años. En 2010, Sarkozy comenzó su gran plan para impulsar la competitividad. Hoy ha prometido que se ajustará a los límites impuestos por la UE de tener un déficit que no supere el 3% del PIB para 2013.

La ministra de Finanzas, Christine Lagarde, ha dicho que “las reformas emprendidas están empezando a dar sus frutos. En 2010 mejoramos los resultados y esperamos ser capaces de continuar haciéndolo mejor”.