La firma automovilística Ford subirá el precio de sus vehículos en Reino Unido un 4% de media a partir del próximo 1 de julio, con el fin de hacer frente al efecto negativo derivado de la depreciación de la libra esterlina, que se ha devaluado un 20% respecto al euro desde 2007. El director general de Ford en Reino Unido, Nigel Sharp, precisó que el impacto de la depreciación de la libra en un coche con un precio de 15.000 libras (17.500 euros al cambio actual) es de 3.500 libras (más de 4.000 euros), que tiene que ser absorbido por la empresa.