El Ministerio de Fomento rescindirá el contrato a las constructoras que planteen modificaciones de obras públicas que supongan un sobrecoste de más del 10% respecto al presupuesto inicialmente fijado.

Con esta medida, que está a punto de empezar a aplicar, el Ministerio de Fomento busca reducir costes, ajustar los plazos de ejecución, mejorar la eficiencia y acabar con la costumbre de realizar modificados de obra, "que sólo existe en España".

Se trata de una de las principales novedades del nuevo sistema de contratación de obra pública que impone al sector la nueva Ley de Economía Sostenible.

Se aplicará a través de unos nuevos pliegos de contratación que ya están listos y serán de obligada aplicación en todos los contratos de obra pública de todas las administraciones del Estado.