El fabricante de piscinas y sistemas de riego Fluidra, que saldrá a bolsa el próximo 31 de octubre a un precio de entre 6,22 y 7,55 euros, aspira a crecer en cifra de ingresos a un ritmo de entre el 12% y el 15% anual, según ha anunciado hoy el presidente del grupo sabadellense, Joan Planes. En la presentación de la oferta pública de venta (OPV) de la compañía en la Bolsa de Barcelona, el presidente de Fluidra ha señalado que las cuatro familias fundadoras -Planes, Corbera, Serra y Garrigós- han sindicado sus acciones y se han comprometido a no vender en un plazo de cuatro años.
El Banco Sabadell, que en 2003 compró el 20% de las acciones de la antigua Astral Pool por 26,5 millones, colocará el 11% de este paquete en el parqué y también se ha comprometido a no desprenderse del 9% restante en los próximos cuatro años. La compañía sabadellense, la séptima que saldrá a bolsa este año en España con un valor de mercado de entre 700,5 y 850,35 millones de euros, tiene delegaciones en 30 países, exporta a 170 y tiene previsto impulsar su rama de distribución. A pesar de su notable grado de internacionalización -el 65% de su facturación procede del negocio exterior-, se ha fijado como meta abrir doce nuevas delegaciones y entrar en ocho países en los próximos tres años, entre ellos Argentina y Sudáfrica, según ha concretado hoy, a preguntas de los periodistas, el director general de Fluidra, Jaume Carol. El equipo directivo del grupo inició el pasado lunes la ronda de presentaciones con inversores institucionales, con una primera parada en Londres, plaza financiera a la que seguirán, hasta el 26 de octubre, Zurich, Ginebra, Milán, París, Fráncfort y Dubai. La deuda financiera neta de Fluidra -según los datos facilitados por el director de inversiones y adquisiciones, Xavier Servat- a 31 de diciembre de 2006 se situó en 166 millones de euros, una cifra que se prevé que aumente hasta los 200 millones al cierre del presente ejercicio. Este aumento del endeudamiento "es necesario para poder crecer lo que queremos crecer", ha afirmado el director de inversiones y adquisiciones de Fluidra, compañía fundada hace 38 años que facturó 546 millones de euros en 2006 y obtuvo un beneficio antes de intereses, impuestos y amortizaciones (ebitda) de 79 millones, una cifra que se prevé que crezca un 14% al cierre de 2007. El presidente de Fluidra ha asegurado que la salida a bolsa es "un paso natural" de una compañía que quiere "maximizar su crecimiento y ganar en competitividad y visibilidad" en los mercados. Según Joan Planes, la actual ralentización del sector inmobiliario en España apenas afectará a las cuentas de Fluidra, dado su grado de internacionalización y su diversificación de productos. También ha destacado que el grupo, que dispone de fábricas en China, Australia, Italia, Francia, Marruecos, España y Estados Unidos, tiene sus centros de decisión, de I+D y de logística en Cataluña. De cara al futuro, Fluidra centrará sus esfuerzos en los mercados emergentes y, para ello, estima mantener su ritmo inversor, que asciende a unos 30 millones de euros anuales.