La agencia de calificación crediticia Fitch ha decidido rebajar el rating y las perspectivas de Banco Sabadell y Banco Guipuzcoano por separado.

Estas medidas pretenden reflejar el entorno económico en España, así como la exposición en el sector de la promoción inmobiliaria. Dado que la mayoría de las actividades que lleva a cabo Banco Sabadell tienen lugar en España, el rendimiento de su negocio está correlacionado en gran parte con la evolución de la economía española.

En su nota, Fitch Ratings destaca que Banco Sabadell continúa manteniendo una buena rentabilidad de los márgenes de negocio recurrente. En cuanto a la financiación del balance, la agencia de calificación crediticia reconoce que la base de depósitos se mantendrá estable gracias a la buena franquicia del banco y destaca unos vencimientos bien diversificados y una buena posición de liquidez. Fitch concluye que Banco Sabadell está  satisfactoriamente capitalizado.

A continuación se detallan las actuaciones correspondientes a Banco Sabadell y Banco Guipuzcoano:
Banco Sabadell
Fitch mantiene el rating individual de Banco Sabadell en B/C, así como el apoyo sistémico en 3. Sin embargo, se rebaja el rating a largo plazo a A- desde A, y la perspectiva a negativa desde estable. El rating a corto plazo se reduce a F2 desde F1.

Banco Guipuzcoano
Al igual que en el caso de Banco Sabadell, Fitch rebaja el rating a largo plazo a A- desde A, y la perspectiva a negativa desde estable. El rating a corto plazo se reduce a F2 desde F1. El rating individual de Banco Guipuzcoano se rebaja a C/D desde C, y será retirado simultáneamente debido a su reorganización dentro del grupo y a su integración en Banco Sabadell. El apoyo sistémico se confirma en 1.