La agencia Fitch confirmó hoy las calificaciones de riesgo del Banco Santander (España), Royal Bank of Scotland (RBS, Reino Unido) y Fortis (Bélgica) después de que estas entidades formalizaran su oferta de compra por el holandés ABN Amro.
En un comunicado emitido desde su sede en Londres, Fitch anunció la decisión después de que el citado consorcio presentara hoy de manera formal su oferta de adquisición por ABN Amro, por el que ofreció 71.100 millones de euros. Ese montante es un 13,7% mayor que el que está dispuesto a pagar el británico Barclays por la entidad holandesa. Esa transacción, además, sería la mayor ejecutada hasta ahora en el mundo en el sector financiero. Sin embargo, el éxito de la operación no está asegurado porque está sujeta a que los accionistas de ABN rechacen la venta de la filial estadounidense LaSalle al Bank of America y, además, tiene que competir con el acuerdo de fusión firmado con Barclays. Según Fitch, la "planeada distribución de los activos de ABN AMRO entre los miembros del consorcio parece tener sentido estratégico para cada uno". Al RBS, afirma el comunicado, la transacción le ofrecería la oportunidad de aumentar sus "ya importantes operaciones en Estados Unidos" y reforzar su franquicia en Asia. El Santander también saldría beneficiado, pues apuntalaría su franquicia en Brasil y también penetraría en el mercado de Italia. En cuanto a Fortis, Fitch señala que el banco belga expandiría su presencia en el mercado holandés. No obstante, la agencia de medición de riesgo advierte de que la operación conlleva un "importante riesgo de ejecución", pues se trata de la "división controlada de un grupo complejo (ABN)". Asimismo, concluye Fitch, aún persisten "incertidumbres" que ha deben resolverse, como el acuerdo de ABN para vender La Salle al Bank of America.