Según un artículo publicado por el New York Times, la estabilidad de la moneda única depende de que la economía española no necesite ser rescatada:
Europa ha sobrevivido hasta el momento al rescate de Grecia. El plan de ayudas diseñado para salvar a Irlanda será posible. Incluso si Portugal se convierte en el tercer país en caer y pide ayuda, tal y como esperan muchos analistas, parece probable que Europa pueda salir en su ayuda.

Pero un escenario my distinto sería un hipótetico rescate de España. La economía española representa, en términos económicos, el doble de las otras tres economías juntas. Además, ese hipótetico rescate pondría en una situación muy delicada al euro. Pese a que España, como Irlanda, ya ha puesto en marcha un plan de austeridad para prevenir cualquier situación de crisis, aún podría necesitar esa ayuda si su sistema financiera no se muestra tan sólido como espera su gobierno, que es lo que ha ocurrido en el caso irlandés.

Esta última posibilidad ha puesto en alerta a los compradores de deuda y ha hecho que los tipos a los que el tesoro español coloca su deuda, se incrementen en las últimas subastas. A pesar de todo, el gobierno ha logrado reducir su déficit y los bancos españoles se ven capacitados para asumir los préstamos hipotecarios de dudoso cobro. Según Pablo Vázquez, economista de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada, "Europa puede asumir la ayuda a Irlanda, incluso podría diseñar un plan de rescate para Portugal, pero no podría salir al rescate de España. Así que la última defensa que le queda al país es que es demasiado grande para caer, y que representa un riesgo sistemático para el euro".

La preocupación de los inversores se refleja en los tipos de los bonos a 10 años, que siguen incrementando su diferencial frente al Bund alemán (ayer este diferencial se situó en los 259 pbs, la mayor distancia desde la entrada del euro). Dichos spreads se incrementan a medida que los inversores perciben mayor riesgo de impago por parte del emisor.

La ministra española de economía, Elena Salgado, insistió en el día de ayer que "España no necesitará ningún tipo de ayuda" y añadió que "estamos en la mejor posición para resistir cualquier ataque especulativo". En realidad, algunos analistas consideran que la fuerza de la economía española radica en que una gran parte de la deuda emitida (en concreto 203,300 millones de euros), está en manos de sus propios bancos. Por lo que si las condiciones financieras empeoran, los bancos españoles tendrán un mayor incentivo para ayudar a la colocación de dicha deuda.

Pinche aquí para leer el artículo completo