Desde hace un año la subida del dólar ha constituido una fuente de rentabilidad, cuyos principales beneficiarios han sido los inversores con carteras en Euros o Libras. Los problemas de endeudamiento que presentan ciertos países de la zona euro se ha traducido en un impacto directo al euro que se ha debilitado frente a otras divisas, a pesar de la estabilidad en los tipos de interés.
Según Mathieu Megre, gestor de Pictet USD Short Mid-Term Bonds “los últimos 12 meses ha sido conveniente destinar parte de la cartera de renta fija a corto y medio plazo en dólares a emisores de calidad superior.” Sin embargo, los mercados de divisas tienen un carácter impredecible aunque “son más líquidos y eficientes”. Si bien es cierto que a largo plazo el tipo de cambio suele resultar neutral en renta variable, en renta fija el impacto podría ser significativo.
 
Por otra parte David Spika, gestor de Pictet US Equity Value Selection y Sarah C. Ross, gestora de Pictet US Equity Growth apuntan que los tipos de interés al otro lado del Atlántico no se van a mover, al menos hasta fin de año, por la estimación de un crecimiento económico moderado. Todo esto puede poner freno a la apreciación del dólar.
 
La depreciación del euro, según José María Manzanares, director de Productos y Mercados, es un evidente síntoma de miedo, como lo es también que el mercado esté comprando oro y plata. El flujo, según el experto, parte del euro para acabar en activos que den tranquilidad como el oro o la plata, que estos últimos días está también al alza, debido al alto precio en el que se está moviendo el primero.
 
Los bonos emergentes son también un activo recomendado por el experto. Según José María Manzanares “la situación económica europea ha llegado a tal punto que este tipo de economías no tienen los problemas que tenemos nosotros por lo que el respaldo de economías emergentes es mayor”. El riesgo de este tipo de activos es doble ya que tienes el problema de lo que haga por ejemplo el won coreano, si invertimos en ese país, sumado a la cotización del dólar contra el euro.
 
Según fuentes de Pictet, la mayor parte de la subida del dólar frente al euro ya ha tenido lugar. Desde el banco suizo se afirma que “en un escenario relativamente agresivo y manteniendo un tipo de cambio euro/dólar a 1,25 el potencial de alza para el dólar es del 6,5%”, insuficiente para una exposición a la moneda americana por lo que desde la entidad bancaria se recomienda reducir la inversión en dólares a favor del euro.
 
La caída del euro podría llegar, según Manzanares, hasta el soporte de los 1.25 dólares, mínimo que toco la última vez, “si se rompe esa resistencia seguro que se va más abajo”.