“Si alguna vez ven saltar por la ventana a un banquero suizo, salte detrás. Seguro que hay algo que ganar.” Voltaire
Violines, violas, violonchelos, contrabajos, arpa, piano, flautines, flautas, trompas, clarinetes, fagots, contrafagots, oboes, corno inglés, percusión, timbales, trompetas, trombones, tubas y el órgano suenan al mismo compás al son del aquel director capaz de dirigir en su totalidad, una orquesta sinfónica de máximo nivel para el deleite del espectador.

La humanidad nos ha regalado el maravilloso don de la sensibilidad, por el cual destacan figuras artísticas de renombre que han hecho del acto de vivir un regalo. ¿Qué sería de nuestras vidas sin la música? Podemos asociar a cada acto una canción y cada canción tiene un recuerdo de un momento especial. Grandes obras de la música clásica han servido de inspiración a millones de personas para reflexionar y desarrollar sus proyectos de vida con obras maestras tan maravillosas como Réquiem de Mozart. El sonido estridente de cada instrumento malsonante si es interpretado por un profano se juntan para formar un conjunto de ruidos agradables a nuestro sentido del oído y que son capaces de alterar nuestras emociones. La música es arte por la capacidad de un genio de convertir el ruido en música.

La especulación en bolsa tiene absoluta similitud con una orquesta sinfónica, el Trader es un director que trata de dar sentido a un conjunto de mercados que fluctúan a diario, a priori sin sentido, pero que en su conjunto e interpretados de forma correcta nos muestran las noticias conocidas, desconocidas y aquellas por conocer. Nos muestra las emociones de miles de millones de inversores y las expectativas de otros miles de analistas. El dinero fluye por los mercados financieros creando tendencias en los precios y el Trader tiene la habilidad y la necesidad de transformar las tendencias en un estilo de vida. El chartismo es en parte arte y en parte ciencia, ya que nos permite interpretar el comportamiento del precio, para poder componer las mejores melodías. Dominar un instrumento es complejo puesto que en ocasiones, el sonido de una trompeta es estridente, pero junto al melódico sonido de un órgano nos brinda una somera idea de lo que puede llegar a ser un concierto musical en su totalidad. Así funcionan los mercados, de esta manera a veces ilógica en su unidad pero coherente en su amplitud. El errático comportamiento de un índice bursátil me puede dar mucha información por sí solo, pero si lo analizo desde la perspectiva de la amplitud del mercado, me permite tener una certeza superior sobre el resultado final de la operación.

Eurostoxx 50, nos anticiparía de forma notoria la recuperación de la economía europea. Sin embargo, la volatilidad del mercado y las diferentes políticas monetarias influyen sobremanera sobre la cotización del precio de las acciones y muchas veces las tendencias son complejas y extremadamente salvajes, lo que perjudica en la operativa. La falta de determinación y la inseguridad provocada por la amplitud del mercado dificultan comprender el excelente ruido que escuchado con otros instrumentos, puede formar parte de una excelente melodía. El Bund (bono alemán a 10 años), nos indica la evolución del coste de financiación de la deuda alemana y por ende, la cotización de la prima de riesgo. El dinero pasa de la renta fija a la renta variable y ver una ruptura de una resistencia en la renta variable confirmada por una ruptura de un soporte en el bono, manifiesta una mejor convicción en nuestra toma de decisiones. No es necesario mirar más allá del precio para controlar las correlaciones y tener convicción para centrar nuestros esfuerzos en la gestión monetaria, sin lugar a dudas la clave del Trader.

Una orquestra no se compone de dos instrumentos, una sinfonía llega al clímax en el momento que todos los instrumentos suenan juntos al mismo compás. Como Traders podemos verificar la recuperación de la economía de Europa confirmando el movimiento del Eurostoxx con el Dax 30, selectivo bursátil de Alemania y contrastarlo con el Bund y con las divisas. La divisa común contra divisas de economías con elevados tipos de interés, como pueden ser las divisas AUD, NZD, CAD, CHF, SEK, NOK o con divisas de economías intervenidas como el JPY, que han sido duramente castigadas en los últimos años por la crisis financiera. La tendencia bajista del EUR contra las divisas anteriormente citadas, se debe a la venta masiva de activos europeos y la compra de activos denominados en esas divisas. La histeria del fin del euro a pie de calle, produjo la venta masiva de la divisa. Pero como siempre, el saber popular termina con un irracional comportamiento producido por el miedo. La cordura suele imponerse tarde o temprano y los ahorradores, volverán a repatriar sus divisas comprando activos denominados en euros, pues lo lógico suele vencer a lo ilógico. Este movimiento, implica claramente una mejora en el sentimiento del mercado que me indica de algún modo la confianza de los inversores con los activos denominados en nuestra divisa, especialmente bonos y bolsas española e italiana. Este suceso, viene respaldado del elevado precio de los activos de las economías más sólidas y de la interesante rentabilidad que ofrecen acciones y deuda europea. Como ven el dinero fluye en los mercados y el Trader como el director de una orquestra sinfónica trata de poner orden en el caos, escuchando el ruido de cada mercado para entender la
Europa está en crisis y la bolsa es un indicador adelantado de la economía, por lo tanto podría afirmar que la cotización del perfecta harmonía de un compás que refleja el pensamiento común del sistema capitalista.

Las divisas son instrumentos básicos para comprender el estado de una economía cada vez más globalizada y los principales bancos centrales globales han sido extremadamente activos con sus políticas monetarias, con la intención de devaluar sus divisas, con el objetivo de hacer que las economías sean cada día más competitivas. Así lo he podido comprobar en los cruces EUR/CHF y EUR/JPY.

La economía japonesa, la más endeudada del planeta, trata de solucionar los daños colaterales de una serie de políticas de austeridad e intervencionistas claramente erróneas, que se han venido implantando para tratar de corregir los excesos de una burbuja que reventó en 1.990 y que ha dejado a las bolsas de Japón en un mercado navegando a la deriva durante 23 años. Sin embargo, el banco de Japón ha comprendido las enseñanzas de Bernanke y han aplicado un agresivo plan de estímulos que se centra en crear inflación. La inflación es la única solución para combatir la deuda y a pesar de que la enorme competitividad de Japón, hace posible autofinanciarse, la deflación ha impedido reducir el nominal de dicha deuda. El banco central anunció un agresivo plan de compra de activos que ha devaluado el JPY a niveles impensables hace un año, pero que deberían continuar puesto que la sinfonía está escrita por un compositor sin igual, un banco central.



Técnicamente el par EUR/JPY ha encontrado una aceleración más realista a su excesiva verticalidad y parece reanudar la tendencia previa con una pauta chartista de continuación conocida como gallardete que permitiría una entrada en Pull Back en los 130,13. Como siempre mantengo, en el Trading la pauta es lo de menos, puesto que entrar en un gráfico diario, nos permite ubicar un Stop direccional en 127.40. El rango entre el Stop Loss y el precio de compra determina el tamaño de la posición, por este motivo, trato de verificar el patrón chartista en gráfico diario y lo opero buscando una menor volatilidad en gráfico de 15 minutos. El resultado implica aceptar más trades perdedores, pero apalancar la posición para tener un mayor ratio riesgo/recompensa, siempre que sea capaz de gestionar las salidas con un gráfico de escala temporal superior.

El EUR/CHF se desplomó en el epicentro de la crisis de deuda europea fruto de los depósitos masivos de ahorradores europeos que salvaguardaban sus fortunas de una posible ruptura del euro. La histeria ha sido tal, que el banco central suizo se vio obligado a intervenir el franco situando por decreto el cambio a un mínimo de 1.2000 en su cruce con el euro.



Mientras no supere el 1,25 esperaré al par EUR/CHF en la zona de los 1,2361 nivel 50% de corrección del último tramo impulsivo y coincidente con el último pico alcista relativo anterior. Si el par EUR/CHF no pierde dicho nivel, podríamos ver un ataque definitivo a la zona del 1,25. En caso de perderlo cortaría la posición ejecutando el Stop Loss y protegiendo en todo caso el capital con mi sistema de gestión monetaria “time frame ratio”, buscando ATR de corto plazo para arbitrar volatilidad en base a escala temporal.

De este modo busco armonía en el conjunto de instrumentos musicales que forman los mercados financieros. Tratando de comprender en todo momento la sólida sinfonía que explica los movimientos de capitales, gracias a connotaciones macroeconómicas de alto nivel.

Parafraseando a Voltaire… Si vemos un banquero suizo comprar euros a 1,20 compremos con él, seguro que hay algo que ganar.