Un posicionamiento ofensivo a principios de 2012. Es la principal estrategia de inversión que ha seguido Carmignac Gestión. En su última nota sobre perspectivas económicas y estratégicas de inversión, la gestora reconoce que "un nuevo entorno donde la política monetaria china ya no es adversa, donde los políticos estadounidenses parecen haber decidido evitar cualquier bloqueo ante proximidad de elecciones  y una Europa donde la liquidez ha mejorado claramente, han hecho que las valoraciones de los mercados asciendan hasta su nivel de equilibrio".

Europa se ralentiza….

La situación en Europa sigue siendo difícil. Y es que al tratamiento de choque de España en materia de reducción del déficit presupuestario – en detrimento del crecimiento- se une el papel de Grecia en cuanto a la deducción de una deuda que “mediante un impago organizado, resultará rápidamente insuficiente debido a la incapacidad del país para crecer y recaudar impuestos”. Y aun hay más: los resultantes de las elecciones en Francia, un crecimiento negativo en Alemania para este trimestre …..todos ellos, factores que , según el último informe de Carmignac Gestión aventuran una coyuntura en Europa “particularmente difícil”.

Y eso a pesar de que el BCE está haciendo bien los deberes. La decisión de la entidad de conceder financiación ilimitada a tres años (LTRO) a los bancos comerciales es positiva pues “ofrece a los bancos la posibilidad de recuperar la salud mediante ventajosas operaciones de refinanciación, en el supuesto de que se alcance una solución definitiva a la crisis europea”. Un dispositivo que “puede ayudar a hacer frente al cargado calendario de emisiones de deuda pública de este trimestre y contribuye a que la actitud a corto plazo hacia los mercados europeos de renta variable sea más constructiva”. De modo que sólo queda “que se de una policía monetaria más expansionista y una política presupuestaria que apoye la actividad económica.

En Estados Unidos, “la mejora gradual, pero constante, del mercado de trabajo y los primeros signos de estabilización del mercado inmobiliario residencial, contribuyen a la mejora de la economía”. No obstante, en la gestora ven improbable que se revisen al alza las previsiones debido a tres motivos: el papel que desempeña la caída en la tasas de ahorro en el buen tono del consumo es insostenible- la situación económica mundial no justifica una tasa de ahorro del 3.5%, que sólo se registró en el momento de formación de la burbuja tecnológica; el dinamismo de la producción industrial se ve favorecido por la recuperación ligada a la normalización de la cadena de producción que el tsunami japonés había detenido y finalmente, la suspensión del mecanismo de la aceleración de la amortización de las empresas puede debilitar las inversiones a partir del mes de enero. A pesar de ello, “tomamos buena nota de la resistencia estadounidense”.

…mientras China crecerá al ritmo del 7-8%

Y en emergentes, con la inflación china ya controlada, desde la gestora creen que el crecimiento debería ralentizarse “hasta un ritmo del 7 u 8% en 2012 debido a la ralentización del ritmo mundial y los efectos retardados del endurecimiento monetario”. (…)La policía económica China - claramente cada vez más orientada al desarrollo de la demanda interna- existe una disciplina decididamente antiinflacionista y garantiza una contribución positiva duradera al crecimiento del mundo. Además permite al yuan seguir revalorizándose en relación con las monedas de las economías avanzadas”.

En esta situación ¿cómo posicionarse? Desde Carmingnac Gestión han decidido “elevar el nivel de exposición a las acciones de nuestros fondos de renta variable internacional. En primer lugar, China va recuperar su retraso bursátil, al menos en términos relativos, gracias a la reversión de la política monetaria que ha comenzado”. En Europa, la inevitabilidad de que el BCE sea un prestamista de última instancia va a amplificar la caída del euro que comenzó el verano pasado “lo que nos permite enfrentarnos con confianza a las perspectivas de rentabilidad de las inversiones realizadas fundamentalmente en divisas extranjeras antes incluso de que el firme cambio del modus operandi del BCE provoque una reacción positiva de confianza en los mercados de renta variable”.