Un tercio de las empresas que componen el mercado continuo español acaba 2017 con caídas. Dieciséis de todas ellas cierran el ejercicio con descensos de más de un 20%. Estas son las cotizadas españolas que más disgustos han dado a sus accionistas este año.

No ha sido un mal año para la bolsa española. El continuo termina 2017 con una subida de más del 12%, por encima de la revalorización del selectivo. No es de extrañar, si se tiene en cuenta que las compañías que mejor se comportaron durante los pasados doce meses son compañías de pequeña capitalización. Pero también lo son los perdedores del año. Al menos la mayoría.

La empresa que, sin duda ninguna, lo hizo peor en 2017 fue Abengoa, sobre todo los títulos de clase B, que se han dejado en estos doce últimos meses  un 94%, frente al descenso del 92% de las acciones de clase A.

Ni tan siquiera la restructuración de la deuda, ni el cambio de directivos ha logrado animar la cotización de la compañía andaluza, que en estos doce últimos meses ha perdido casi todo su valor en bolsa.

No es la única empresa que forma parte de esta lista de perdedores que ha comprobado cómo el haber sido incapaces de resolver sus problemas con la deuda en los últimos años ha provocado fuertes descensos y pérdidas para sus accionistas.

En esta misma están las dos siguientes firmas, Duro Felguera, que cede más de un 70% y Prisa, que cede más de un 52% en estos momentos.

Con caídas cercanas al 50% también encontramos a Codere y Service Point, otros dos chicharros que no han levantado cabeza en estos últimos doce meses.

La única compañía del Ibex 35 que está en esta lista es Técnicas Reunidas, que cae más de un 30% en el año. La empresa está muy castigada tras anunciar una alerta de beneficios para 2018 (profit warning)  y una caída de beneficios de más de un 45% en los nueve primeros meses del año por el retraso en la puesta en marcha de algunos de sus proyectos contratados.

 

Las empresas que más caen