España se encuentra entre los países con mayor déficit comercial de la eurozona, lo que implica que la política monetaria más restrictiva por parte del Banco Central Europeo (BCE) provocará un reajuste "doloroso" a corto plazo, ya que la devaluación unilateral ya no es una opción, a diferencia de la crisis de 1992, según Standard & Poor's, que pronostica un crecimiento del PIB del 1,5% en 2008 y del 1,6% en 2009. Un informe elaborado por el economista jefe para Europa de la agencia de calificación, Jean-Michel Six, señala que en esta ocasión la Unión Monetaria Europea ofrece una sólida protección a aquellos países miembros con grandes déficit por cuenta corriente, pero advierte de que esta protección es "temporal". "De este modo, las tendencias de crecimiento del PIB probablemente serán divergentes en el seno de la eurozona durante los próximos 18 meses, y España, Grecia, Portugal e Irlanda, probablemente experimentarán una aguda caída del crecimiento del PIB", señala el documento.