El Gobierno ha remitido a Londres un documento con sus propuestas de reforma del sistema financiero ante la próxima cumbre del G-20, donde propone obligar a las entidades financieras a informar sobre sus riesgos y las retribuciones de sus altos cargos y convertir al FMI en supervisor del sistema. El Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero ha fijado su posición en un documento de diez puntos, al que ha tenido acceso EFE, en el que subraya la necesidad de "reducir la incertidumbre" en un momento en el que las empresas y los hogares recortan su gasto "mientras el desempleo crece, las previsiones de ventas se desploman y las expectativas económicas se deterioran".