Sigue la tensión en los mercados de deuda. Y no sólo los periféricos. España ha elevado hasta los 300 puntos básicos la prima de riesgo, lo que eleva las posibilidades de intervención.
El máximo al que ha llegado a tocar el diferencial del bono español a 10 años con el alemán ha sido de 311 puntos básicos, lo que aproxima la rentabilidad de la deuda española al 6%. En concreto, el interés se coloca en el 5,66%, un nivel que no se tocaba desde mayo de 2000. Cuando Grecia e Irlanda fueron rescatadas, los intereses de su deuda superaban el 8%.

El resto de países periféricos de la zona euro, donde la presión sobre la deuda es mayor, el diferencial alcanza los 930 puntos- en el caso de Grecia-  o los 470 puntos, si se habla de la deuda portuguesa










 Mientras en algunos medios ya se habla de intervención, por parte de Unión Europea y Fondo Monetario Internacional,  Miguel Freijo, analista de Estrategias de Inversión considera que "la economía española casi duplica a Irlanda, Portugal y Grecia juntas y no creo que España tenga que ser intervenida". Sólo el hecho de plantearlo "nos hace mucho daño como país". ¿Solución? Seguir con las reformas estructurales "recorte de gastos, incremento de ingresos..para que los inversores vuelvan a creer que España podrá reducir su déficit actual". 

En el mercado de divisas, el euro sigue cediendo terreno frente al 'billete verde' al cotizar en 1,3077 dólares, su nivel más bajo desde finales de septiembre.