España crecerá un 2,9% en 2008, casi un punto menos que en 2007 (3,8%), debido al peor comportamiento de la inversión residencial y a una ralentización del consumo de los hogares, que podría pasar de tasas del 3,2% al 2,7%, según el boletín 'Panorama del Riesgo de Impago' de Coface Ibérica. La entidad especializada en seguros de crédito, augura un crecimiento para el próximo año inferior al previsto por el Gobierno, del 3,3%. Con todo, se mantiene por encima de las estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), que sitúan este porcentaje en el 2,7%.