El 90 % de la destrucción neta de empresas en España en el primer cuatrimestre de 2011 provino del sector inmobiliario y de la construcción.

Según un estudio de la consultora Axesor, si no se tuviera en cuenta este sector, España podría crear tejido empresarial.

De acuerdo con dicho informe, la creación de nuevas empresas en España durante los tres primeros meses del año creció el 6,47 %, hasta las 38.212 firmas, respecto al mismo período del año anterior.

Sin embargo, el número de bajas y ceses de actividad empresarial superó al de constituciones, ya que fue de 47.121, el 14,85 % más que hace un año, de las que 16.695 empresas pertenecen a la construcción.

Por el contrario, el tejido empresarial ha crecido en la agricultura, la ganadería, la silvicultura y la pesca, con más de 70 nuevas firmas, así como en el sector de actividades profesionales, científicas y técnicas, donde se han creado 410 compañías.