Por segundo día consecutivo, las compañías con intereses en la energía nuclear protagonizaron el castigo bursátil, aunque sus caídas se contagiaron al resto de valores, salvo los relacionados con energías renovables.
En Alemania, las eléctricas E.ON y RWE (-2,81% y 3,6%, respectivamente) propagaron a otros valores las dudas de los mercados, alimentadas por el anuncio de la canciller, Angela Merkel, de que las centrales anteriores a 1980, siete de 17, van a suspender su actividad.

No obstante, estas eléctricas cerraron con menos caídas que el resto de la Bolsa pese haber abanderado las pérdidas en la víspera y la mayor parte de esta sesión: los inversores vieron al final una oportunidad en ellas.
Siemens, fabricante de componentes de las plantas nucleares, cayó un 0,87%, mientras que las aseguradoras Allianz (-2,93%) y MunichRe (-2,5%) también centraron la atención de los mercados.

En Francia, donde el Estado tiene importantes participaciones en las compañías clave del sector, las eléctricas perdieron menos que el resto de la Bolsa al cierre de la sesión. Electricité de France (EDF) se dejó un 1,38%; mucho menos que unas pocas horas antes; su socia Veolia un 3%; y GDF Suez un 2,51%.

Las pérdidas de las eléctricas en Europa contrastaron con los avances de valores 'verdes'. Por ejemplo, En España, Abengoa (6,87%) y Acciona (1,93%) protagonizaron las subidas, mientras Iberdrola, con negocios en energías nuclear y renovables, cerró con una caída del 1,32%.