La Ejecutiva de Barack Obama ha decidido bloquear todos los activos del Gobierno de Irán en territorio estadounidense. Mientras, crece la incertidumbre ante un posible ataque de Israel a Irán.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha firmado una orden ejecutiva por la que se bloquean todos los activos del Gobierno iraní, incluidos los del Banco Central de Irán, ubicados en territorio estadounidense. La orden afecta a todas las cuentas bajo control estadounidense, incluidas las de las filiales de bancos de terceros países.

Este fin de semana el presidente Obama explicó en una entrevista que EE.UU. trabajará para crear un “procedimiento conjunto” con Israel para obligar a Teherán a “renunciar a su programa de armamento nuclear”. Obama también desmintió que tuvieran indicios de que Irán quisiera atacar territorio yanki, así como que Israel hubiera decidido atacar Irán.

El secretario estadounidense de Defensa, Leon Panetta, intentó infructuosamente en octubre lograr un compromiso del primer ministro israelí y del ministro de defensa israelín, Ehud Barak, en cuanto a que el estado judío no lanzaría un ataque contra Irán sin consultar primero a Washington, según fuentes de Estados Unidos e Israel citadas por The Telegraph y por el periodista especializado en temas de inteligencia Richard Sale.