El crecimiento previsto por el Banco de Japón se situaba en el 3,3% antes de la tragedia.

El terremoto y posterior Tsunami podría hacer caer la economía nipona este año alrededor de un 1,3% sobre lo previsto por el banco central. Este cálculo ha sido realizado por economistas basándose en desastres naturales anteriores.