Casi el máximo de lo previsto. El Tesoro Público ha colocado hoy un total de 3.428 millones de euros en Letras a 3 y 6 meses y a tipos marginales más bajos que en las últimas subastas. En concreto, el Tesoro adjudicó 971 millones en Letras a 3 meses de los 5.512 millones solicitados por los inversores mientras colocó a 6 meses 2.457 millones de euros.
En concreto, el Tesoro adjudicó 971 millones en Letras a 3 meses de los 5.512 millones solicitados por los inversores, a un tipo marginal del 0,699%, frente al 0,950% de la subasta del 22 de junio. La tasa de cobertura fue del 5,67%

En Letras a 6 meses, el Tesoro colocó 2.457 millones de los 5.416 que se habían solicitado, a un tipo marginal del 1,17%, ligeramente inferior al 1,65% de la subasta de junio. La tasa de cobertura fue del 2,20%.

En la subasta del 22 de junio, el Tesoro aspiraba a colocar entre 3.000 y 4.000 millones de euros y finalmente logró colocar 4.020,06 millones de euros, aunque a unos tipos marginales ligeramente superiores.

Concretamente, el Tesoro colocó 1.138,5 millones de euros en letras a 3 meses, a un tipo marginal del 0,950%, frente al 0,7% de la subasta anterior, y otros 2.882 millones de euros en letras a 6 meses, con un tipo de interés del 1,650%, en contraste con el 1,320% de la subasta anterior.

El anterior examen al que se sometió la deuda española fue el pasado 20 de julio, cuando el Tesoro colocó un total de 5.968 millones de euros en letras a 12 y 18 meses, casi el máximo previsto y también a tipos marginales ligeramente más bajos que en las últimas subastas.

La subasta de hoy se ha producido sólo cuatro días después de la publicación de las pruebas de resistencia al sistema financiero, que superaron todos los bancos españoles y la mayoría de las cajas de ahorros.

Según fuentes del Ministerio de Economía, la subasta de hoy vuelve a reflejar que el interés está un poco más bajo y que la demanda sigue siendo alta, lo cual es "muy positivo".

Sobre si la publicación de las pruebas ha influido en la colocación, las mismas fuentes recordaron que ayer se produjo una relajación "muy grande" de los spreeds en toda la curva de tipos.

"Se tiene que notar", señalaron, tras recordar, sin embargo, que en la subasta del pasado 20 julio los tipos también fueron ligeramente más bajos y aún no se habían publicado las pruebas de resistencia a la banca.