Es la penúltima subasta del mes de agosto y la situación internacional ya ha empezado a hacerse notar. España ha conseguido cumplir con el objetivo marcado, en una horquilla de entre 5.000 y 6.000 millones de euros, a un menor tipo de interés especialmente en las letras a 12 meses. Los inversores vuelven a confiar en nuestro país, aunque eso sí, lo hacen más bien a corto plazo puesto que la demanda presentada en los títulos a tres años se ha reducido en más de dos puntos respecto a la subasta anterior.

El Tesoro español ha conseguido colocar 5.700 millones de euros en letras a 12 y 18 meses, cerca del máximo previsto de 6.000 millones, según ha informado el Banco de España.

Además, la rentabilidad ha caído: en los títulos a 12 meses del 3,702% al 3,335% (un 10% menos) y en los títulos a 18 meses del 3,912% al 3,592% (un 8,2% menos).

Eso sí, la demanda también ha sido menor, 2,14 veces la oferta frente a 2,18 veces en las letras a un año y 3,23 veces la oferta frente a 5,49 veces en las letras a año y medio.