El superávit presupuestario del Estado se situó al cierre del primer semestre en el 0,58 por ciento del PIB, al alcanzar los 6.075 millones de euros, un saldo positivo que, según el Gobierno, continuará hasta final de año y hará que las cuentas se cierren por encima de lo previsto. El secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña atribuyó el saldo positivo a la buena marcha de la economía, que favorece el aumento de los ingresos, aseguró que el Gobierno se siente "cómodo" con el objetivo que se marcó en diciembre y está convencido de que cerrará "algo por encima de lo previsto".