Los precios de las viviendas en el Reino Unido subieron el 4,1% en las primeras semanas de enero frente al mismo periodo de 2009, porque hay más interés de los compradores y pocos inmuebles puestos a la venta, según la web especializada 'Rightmove'.