La contracción económica de la eurozona se moderó más en mayo gracias a que tanto fabricantes como compañías de servicios presentaron caídas menores de lo esperadas en su actividad. La estimación adelantada del Índice de Gestores de Compras de la eurozona -un indicador de la actividad del sector privado seguido muy de cerca- aumentó hasta un máximo de ocho meses de 43,9 frente a 41,1 en abril, informó Markit Economics en un comunicado.  El mercado esperaba que el PMI subiera a 41,9, según una encuesta de Dow Jones Newswires a varios economistas. Un dato por encima de 50,0 indica expansión, mientras que por debajo de 50,0 señala contracción.  El desglose mostró que el PMI del sector manufacturero se incrementó a 40,5 frente a 36,8 en abril, mientras que el PMI del sector servicios subió a 44,7 frente a 43,8.