La debilidad del dólar, las tensiones geopolíticas y el miedo generalizado a la inflación son los principales factores.

El oro sigue subiendo y, por tercer día consecutivo, ha alcanzado máximos históricos. Hoy ha llegado a los 1.466,55 dólares la onza aunque a estas horas está en los 1.457,50 dólares. Los analistas creen que el metal amarillo podría llegar a los 1.550 dólares a corto plazo.

Hoy se ha conocido que el Banco Central Europeo subirá los tipos por primera vez desde 2008. Este movimiento se ha producido un día después de que el Banco Central de China subiera los tipos de interés por cuarta vez este año, en parte, para combatir los problemas de inflación que sufre el país.

“A menos que la situación geopolítica actual se estabilice, los precios del oro seguirán subiendo” ha afirmado Carlos Sánchez un analista de este metal para CPM GRoup a la CNN. Sánchez considera que los problemas de fiscales de EEUU, la situación de Portugal, la inflación y la debilidad del dólar son elementos determinantes.

La plata también ha visto en los últimos días como su precio crecía de forma exponencial. Esta semana ha roto su precio más alto en los últimos 31 años. No obstante, los analistas creen que bajará, ya que el mercado parece estar inflado.

“Si los pequeños inversores redujeran su apetito, los precios sufrirían una importante corrección” explican los analistas de Barclays Capital.

En el caso de la energía, el factor determinante son las revueltas que se han producido y que se están produciendo en el norte de África y en Oriente Medio. El precio del crudo está en sus máximos de los dos últimos años y medio, por encima de los 109 dólares el West Texas.

Se espera que el precio siga aumentando, debido a las turbulencias que se están viviendo en Libia y al aumento de la demanda. “No hay escasez de crudo en estos momentos pero hay una tensión latente” ha dicho Andrew Lebow, broker de MF Global.

El barril de referencia en Estados Unidos alcanza a las 18:41 los 109,35 dólares.