El petróleo ha alcanzado nuevos récords en Londres y Nueva York, situándose en 92,65 y 96,44 dólares por barril, respectivamente, debido al efecto combinado de las tensiones geopolíticas, la bajada del dólar y de las reservas de petróleo.