Ya lo reflejó el pasado viernes Wall Street: las pérdidas han inundado al mercado de renta variable. El Nikkei vuelve a perder los 8.500 puntos tras sufrir una de las mayores caídas de este 2012.

El Nikkei de la Bolsa de Tokio, el principal indicador bursátil de Asia, ha sufrido uno de los mayores varapalos de la región asiática, después de la rebaja masiva de rátings que acometió S&P a última hora del viernes. La agencia de calificación no se limitó a rebajar la nota crediticia de uno ni de dos países, sino que rebajó el ráting a 9 de los quince países que conforman la zona euro.

El índice Nikkei ha perdido los 8.500 puntos que reconquistó la semana pasada y ha retrocedido un 1,43%.

Pero los mayores descensos fueron para la bolsa de China, el Shanghai Composite retrocedió un 1,7%, la bolsa de Hong Kong perdió un 1%, casi en línea con el 1,16% que se dejó Australia. Y el 1% que retrocedió Taiwán. Menores fueron los descensos del Kospi surcoreano, que perdió un 0,87%.