El mercado de banca privada mantuvo el pasado año en España un "notable dinamismo" y el volumen de patrimonio gestionado alcanzó a cierre de 2007 los 283.700 millones de euros, un 21% más que el año antes, si bien se espera que en el presente ejercicio este crecimiento sea menor. Según un estudio de la consultora DBK, las entidades de banca privada se enfrentan a un contexto de creciente competencia, motivado por la desaceleración del crecimiento de la economía, la volatilidad de los mercados bursátiles y el cambio de ciclo en el mercado inmobiliario. No obstante, existe "un amplio mercado potencial" de clientes con altos patrimonios que "todavía no es atendido" por los servicios especializados que ofrece la banca privada, por lo que a corto plazo se espera un mantenimiento de la tendencia al alza del negocio. El número de clientes activos alcanzó a cierre de 2007 los 288.500, con un patrimonio medio de 983.000 euros.