El plan del Gobierno estadounidense para sanear los activos tóxicos de los bancos es un "robo" a los contribuyentes de Estados Unidos porque los expone demasiado al riesgo, y difícilmente funcionará si la economía sigue débil, dijo hoy el economista Joseph Stiglitz, ganador del premio Nobel en 2001. "El plan Geithner es muy defectuoso", dijo Stiglitz en una entrevista durante una conferencia de inversiones en Asia, organizada por Credit Suisse en Hong Kong. El plan que reveló ayer el secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner, que prevé la eliminación de deudas problemáticas en los balances de los bancos por un total de 1 billón de dólares, ofrece "incentivos perversos", dijo Stiglitz.
El Gobierno estadounidense básicamente está usando al contribuyente para asegurar el riesgo de pérdidas en el valor de esos activos, al tiempo que ofrece potenciales beneficios a inversores privados, sostuvo el economista.

"Francamente, esto es equivalente a un robo al pueblo estadounidense. No creo que funcione porque habrá mucho enfado por colocar tantas pérdidas sobre los hombros de los contribuyentes estadounidenses", agregó.

Aún si el plan limpia las masivas deudas tóxicas de los bancos, las preocupaciones sobre el panorama económico significan que los bancos todavía podrían no estar dispuestos a conceder nuevos préstamos, mientras que la perspectiva de una mayor carga impositiva para financiar varios planes de estímulo del Gobierno podría debilitar todavía más a los consumidores estadounidenses, dijo Stiglitz.

Algunos legisladores republicanos también han expresado sus preocupaciones por los incentivos ofrecidos por el Gobierno, que podrían terminar otorgando a los inversores privados más del 90% de los fondos para comprar los activos problemáticos.