El Nikkei de la Bolsa de Tokio, el principal indicador de los mercados asiáticos, se ha dejado un 2,21%, hasta los 8.640 puntos, mientras que el indicador regional MSCI Asia Pacifico retrocedió un 1,1%.

En Australia las caídas alcanzaron el 1,1%, casi el doble del 0,6% que retrocedió el Kospi surcoreano.

En el mercado de divisas el yen continuó su escalada, pese a todos los cortafuegos puestos en marcha por el Gobierno. La divisa japonesa se apreció un 0,3%, hasta los 78,12 dólares.

Una de las referencias macroeconómicas de la sesión fue el dato de manufacturas chinas, que crecieron en octubre a su ritmo más bajo en 32 meses, un síntoma de que la economía china se está enfriando debido a la crisis europea y a una rígida política monetaria.