La bolsa de Tokio terminó la primera sesión de octubre con caídas. Una penalización del 1.8% que llevó al Nikkei a los 8.545 puntos.

La Bolsa de Tokio terminó la sesión de hoy con una caída de 1,78% debido a los problemas de la deuda europea y los temores a una desaceleración económica internacional mientras el yen sigue subiendo frente al euro.

Al cierre, el índice Nikkei 225 de los principales valores perdió 154,81 puntos (1,78%) hasta los 8.545,48. El índice ampliado Topix, que engloba todas las acciones de la primera sección, perdió un 1,85% y quedó en los 747,11 puntos.

La actividad fue moderada, con un volumen de 1.929 millones de acciones intercambiadas en el primer mercado.