Decir que en tiempos de crisis el lujo es uno de los activos que mejor está funcionado, puede sonar más que irónico. Para muestra un botón: en nuestro país el sector lujo crece un 25% en 2011, con unas ventas de 4.500 millones de euros y que llegan de la mano del turismo. Y parece que lo seguirá haciendo: la solidez financiera y los flujos de efectivo que han sostenido durante la última crisis ya constituyen una base de inversión.  Quizás el próximo 'refugio' para capear el temporal.
Es uno de los sectores que mejor se han comportado durante la crisis. Y, aunque pueda sonar irónico, lo seguirá siendo durante los próximos meses. ¿El motivo? Las empresas con marcas de gama alta “orientadas a personas de alto patrimonio están menos expuestas a variaciones del ciclo”, reconoce Laurent Belloni, co gestor del Pictet Premium Brands. Y es que las compañías dedicadas al lujo “ofrecen un producto con una demanda más inelástica, van enfocados a un tipo de personas con un nivel adquisitivo al que no le afecta tanto la crisis como a los de un nivel adquisitivo menor”, asegura Juan Luis Sevilla, asesor financiero de Profim EAFI.

Sólo en nuestro país, el sector ha incrementado un 25% sus ventas respecto a 2010, unas cifras que contrastan con el descenso generalizado del consumo por la crisis y que “en 2012 se mantendrá al alza”, reconocía recientemente Cristina Martín, presidenta ejecutiva de la Asociación Española del Lujo (Luxury Spain) en Elpais.com. Una evolución que se verá apoyada en el crecimiento del turismo, sobre todo del procedente de China. Gonzalo Rengifo, director de Pictet para Iberia y Latam reconoce que “China de aquí a diez años se convertirá en el primer exportador de turistas del mundo, con más de 100 millones viajando. Si pensamos que el 40% del consumo de estas marcas se hace mientras se está viajando y que el turismo seguirá creciendo, veremos un crecimiento de ventas y crecimiento en beneficios bastante importante”. Los emergentes están ofreciendo una clase social con mayor capacidad adquisitiva y un consumo muy alto de este tipo de marcas Premium “en muchos sectores, no sólo en cosmética, champán o joyas sino también en automóviles, cadenas de hoteles de lujo, salud y bienestar, bebidas y comidas”. En definitiva, productos en los que el consumidor busca más prestigio social, cierta diferenciación y además está dispuesto a pagar más. Un sector que tiene crecimientos de ventas en torno al 15-20% y “además tiene capacidad de fijación de precios”, asegura Rengifo.

Evolución histórica del Dow Jones Luxury Index

Fuente: yahoo.com

Buenos dividendos + fusiones y adquisiciones

En conjunto el sector de lujo representa 200.000 millones de dólares de capitalización bursátil “y para 2011 el crecimiento puede ser del 6 a 7%. La navidad representa el 30% de los beneficios de empresas como LVMH, Burberry y Coach, que ya han previsto superar las expectativas para 2011”, expone Belloni. Un experto que además defiende el exceso de efectivo con el que cuentan estas empresas “que puede dar lugar a un dividendo especial y/o aumento del ratio de pago por dividendo”. A ello se suma a que el número de fusiones y adquisiciones viene aumentando desde 2010 – es el caso de Hermés y su interés por LVMH- pues muchas de estas empresas “son familiares y en relevo generacional. Además puede que no tardemos en ver conglomerados asiáticos comprar marcas occidentales de gama alta”.

Con todo ello ¿en qué compañías invertir? El co-gestor de Pictet reconoce estar desplazando la cartera hacia inversiones más defensivas. Es el caso de Nike y Essilor “por estabilidad en su demanda, solidez de balances y diversificación de actividades así como Diageo, el fabricante de bombones Lindt o el de calzado deportivo Asics”. Invertir en firmas como LVMH o Moet Hennessy supone diversificar en el sector “porque posee activos en una amplia variedad de sectores incluyendo licores, perfumes, cosméticos, moda, joyería…con un descuento del 20%”.

Y además, las clásicas. Tiffanys “muestra un crecimiento a largo plazo, centrada sobre todo en Estados Unidos y Japón”.  Richemont, Burberry y Swatch han tenido un año record y manejan previsiones de ventas mejor de lo previsto para 2012. Técnicamente "el denominador  común del sector es que este último año los valores (en general) están haciendo una consolidación lateral tras las fuertes subidas de los últimos años", reconoce Luis Lorenzo, analista de Dif Broker.  Y prosigue "este tipo de consolidaciones habitualmente salen del lateral para el mismo lado del tramo anterior; en este caso la tendencia les debería llevar a supera máximos del año de cara al 2012".

Para LVMH este experto fija el soporte en los 100 euros con la resistencia en los 120 euros.  LVMH, una compañía de lujo donde las haya y con ciertos problemas de negocio en la parte de comercio. Pertenece a un sector altamente frágil, económicamente hablando y que puede sufrir fuertes procesos de contracción de liquidez, debido a la situación del comercio en EEUU, no hay que olvidar que el comercio supone 2/3 partes del PIB en EEUU, lo cual son cifras demasiado importantes. Hablamos de una economía que sigue siendo expansiva, pero que, bajo mi punto de vista, no le quedará mucho para entrar en recesión.
En este caso, LVMH puede tener problemas para aguantar los 100$ en el Corto Plazo, por lo que estaremos atentos a soportes secundarios, como son los 85 y 75$ por acción.



En el caso de Tiffany´s "el soporte estaría un poco más lejos, en la zona de 55 dólares y la resistencia en los 70 dólares", asegura Lorenzo. Jorge del Canto, analista independiente asegura que el valor "aún mantiene la directriz alcista que guía la fase alcista desde marzo del 2009, pero la alta volatilidad que complementa la fase lateral apreciable desde mediados de este año, hace sospechar que se pueda perder en el siguiente intento".



Hermes dibuja su soporte en los 205 euros y la resistencia en 240 euros. Del Canto asegura que  "una nueva superación de los 240 euros, tendría como objetivo no solo recuperar los 260, sino también realizar un nuevo máximo en los 280 euros, muy cerca del nivel que alcanzó en Septiembre, que sería muy difícil de superar en un primer intento".



Fondos de inversión, una manera de diversificar

Una inversión que no sólo se puede hacer directamente a través de las acciones sino también a través de fondos de inversión. Eso sí, cuidado porque “aunque es una inversión interesante no lo es tanto como para cubrir la cartera sólo con un fondo de lujo”, reconoce Sevilla. En este sentido aboga por fondos globales donde el gestor tenga la decisión “de cambiar de compañías si el momento no es propicio”.

 

Y, aunque a corto plazo se han visto penalizados por la volatilidad de los mercados, sólo hay que mirar la rentabilidad que han dado en los últimos ejercicios.