El Índice de Precios al Consumo (IPC) de China bajó el 1,5 por ciento interanual en abril, el tercer retroceso mensual consecutivo, informó hoy el Buró Nacional de Estadísticas (NBS). El descenso es tres décimas superior al registrado en marzo, cuando el IPC bajó el 1,2 por ciento, pero inferior al 1,6 por ciento de febrero, que supuso la primera caída desde diciembre del 2002. Los precios de los alimentos -que suponen alrededor de un tercio de la cesta del IPC- bajaron 1,3 por ciento, mientras que el resto de productos hizo lo propio el 1,5 por ciento. Entre los descensos más significativos, el precio de la carne de cerdo se hundió el 28 por ciento en abril en el gigante asiático, empujada por el temor al virus de la gripe AH1N1.