El Indice de confianza empresarial alemana, elaborado por el Instituto IFO, ha caido una décima en el mes de julio, para colocarse en los 106,4 puntos, frente a los 107 puntos del mes de junio. Este descenso de explica por el encarecimiento del petróleo y por las subidas de los tipos de interés, si bien se mantiene la robustez del crecimiento de la mayor economía de la zona euro. El presidente del instituto Ifo, Hans-Werner Sinn, ha pronosticado que la coyuntura en Alemania permanecerá robusta en la segunda mitad del año y ha reiterado las previsiones de crecimiento para el conjunto de 2007 del 2,6 por ciento.