Apenas un cuarto de hora de cotización es lo que ha tardado el selectivo español, el Ibex 35, en darse la vuelta y comenzar a cotizar en negativo. Pierde los 8500 puntos en una jornada en la que la mirada está puesta sobre la Reserva Federal. Los expertos reconocen que los mercados tienen que corregir parte de las subidas de las últimas semanas, poco justificadas por criterios fundamentales.

Jornada de más a menos en la renta variable nacional que, en apenas quince minutos de sesión, se pasa a terreno positivo y despide los 8500 puntos. Es precisamente ese nivel el de "seguridad" dicen los expertos pues por abajo no tendría más referencias que dirigirse directamente a los 7500 enteros.

Es precisamente la vuelta de los grandes valores a terreno negativo lo que ha acentuado más las caídas. De hecho BBVA y Santander, que abrieron con revalorizaciones de más de medio punto porcentual, cotizan con caídas del 0,3% que les llevan hasta los 7,3330 euros y los 5,5150 euros, respectivamente.  Telefónica cede un 0,2% y marca en los 10,60 euros su precio. Inditex es el único de los grandes que, a estas horas, cotiza con avances del 0,2%.

Entre los más alcistas sigue Sacyr, con subidas de más de dos puntos porcentuales, hasta los 2,7390 euros. BME y OHL elevan en más de un punto porcentual su cotización, que se mueve entre los 21,49 euros y los 27,59 euros, respectivamente.