El selectivo de la Bolsa de Madrid abre la semana en rojo y perdiendo los 8.600 puntos en los que culminó el viernes. El Ibex 35 se deja un 0,34% hasta los 8.599 puntos. En la parte baja cotiza Repsol, que se desinfla tras la mejora técnica de las últimas semanas. Como telón de fondo, la bajada de rating de Italia, que ya se descontaba, pero que influye en la subida de la prima de riesgo del país transalpino (315 pb) que cada vez se acerca más a la española que, por el contrario, cae a 330 puntos básicos. En el mercado de divisas, el euro-dólar cotiza en 1,30 dólares.


Recogida de beneficios en el Ibex 35 que el viernes celebraba la superación de los 8.600 puntos, cota que hoy se juega en los primeros compases por culpa, especialmente, de Repsol. La petrolera, que en las últimas semanas se había revalorizado un 11%, hoy cede un 1,06% hasta los 17,27 euros. Detrás de estas caídas está el comunicado de Repsol a la CNMV negando negociaciones con el gobierno argentino para compensar la expropiación de YPF. Además, la compañía recibe una recomendación de venta por parte de Morgan Stanley. También tira fuertemente para abajo del índice Telefónica. La operadora también presumía de haber mejorado su situación técnica con subidas superiores al 12% en las últimas semanas. Este lunes pierde un 0,76% hasta los 11,11 euros.

Además, el resto de blue chips también cotizan con pérdidas. Iberdrola cede un 0,74%, Inditex un 0,32%, Santander un 0,80% y BBVA un 0,36%.

En la parte alta, ArcelorMittal sube un 1,99% hasta los 11,54 euros, junto con Bankinter, que sube un 1,36% hasta los 4,54 euros.

A pesar de la pérdida de los 8.600 puntos en los primeros compases, lo importante es que el Ibex 35 mantenga los 8.500, pues esta zona podría propulsarle a los “8.800 y 9.000-9.200”, indica Miguel Rodríguez Bonet, director de análisis de formaciontrading.com

En el Mercado Continuo…
Las mayores subidas las registra Urbas (7,14%), mientras que Pescanova vuelve a las andadas y se desangra un 6,65% después de suspender su relación con el banco Houlihan Lockey como asesor financiero de su reestructuración.