Jornada previa al baño de liquidez que recibirá la banca europea y nuestro selectivo rebota ligeramente en un intento de conquistar los 8.600 enteros. El cierre mixto de Wall Street no ha impedido que el índice Nikkei de la Bolsa de Tokio cerrara un 1% al alza, lo que da alas a la renta variable europea.

No obstante, ayer la cena se le atragantó a más de uno después de que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, diera a conocer el dato de déficit público correspondiente al cierre del 2011. España cerró el año con un 8,5% de déficit, más de dos puntos por encima de ese 6% comprometido con la Comisión Europea y donde el gasto de las comunidades autónomas fue, además, de la causa principal, más de doble superior al permitido y fijado en principio con el Estado.

Hoy el Ibex 35 busca los 8.600 puntos en una jornada marcada por los resultados empresariales, aunque falta de grandes datos macroeconómicos. La atención informativa recayó en el lunes cuando Alemania dio el visto bueno al rescate griego dentro del Bundestag con una amplia mayoría, pese a que la canciller, Angela Merkel, no consiguió el respaldo total de su coalición, y donde las agencias de calificación volvieron a hacer acto de presencia con la rebaja tanto de la nota del país como del rating de las entidades bancarias.

En terreno empresarial, en España será el turno para un buen número de compañías, como Red Eléctrica y Acerinox. Junto a ellas también presentarán otras como FCC, Prisa, Grifols y Grifols, que lo harán antes de la apertura del mercado. Por su parte Ence lo hará con el mercado ya cerrado. También rendirán cuentas aunque sin saberse la hora Nicolás Correa, Barón de Ley, Vidrala, Ercros, Deoleo y Vueling.