El Ibex 35 supera los 15.100 puntos al cierre al subir un 0,47% en una sesión con tan sólo 1.400 millones de volumen de negocio, lo que representa su jornada más tranquila desde el año 2005. Avances que el selectivo sustentó en el buen hacer de sus blue chips y en las alzas de Acerinox y Gamesa que cerraron con subidas superiores al 3,5% en el caso de la siderúrgica. Números verdes a falta de datos macro de relevancia por el cierre festivo de las bolsas de Nueva York, Fráncfort y Londres y gracias a la caída del petróleo que cotizó en la sesión de hoy por debajo de los 70 dólares el barril