El mercado español abre con un hueco bajista superior al punto porcentual arrastrado por la decisión de la Fed estadounidense de comenzar a reducir las compras de deuda pública y privada a finales de este año para, terminar finalmente suspendiendo este programa en 2014. Con los inversores temiendo la falta de tutela del banco central estadounidense, el Ibex 35 cede un 1,58% hasta los 7.970 puntos. En el mercado de renta fija, la prima de riesgo se dispara hasta los 314 puntos básicos y, en el de divisas, el euro-dólar retrocede a 1,325 dólares.


Parece que los mercados no habían descontado lo suficiente la previsible reducción de estímulos monetarios en EEUU. Hoy las principales plazas europeas caen con fuerza luego que ayer la Fed confirmara que a finales de este año empezará a reducir el volumen de estas adquisiciones en la última parte del año para, en 2014, previsiblemente, suspender definitivamente el Quantitative Easing 3. Todo ello, a tenor de la mejora de la economía estadounidense.

Así pues, el Ibex 35 abre con una caída importante que le lleva a colocarse por debajo de los 8.000 puntos. No obstante, el soporte técnico del selectivo español se coloca más abajo, en los 7.800 puntos. Los valores más penalizados en esta apertura son los dos grandes bancos. BBVA se deja un 1,86% y Santander un 1,87%.

Sólo dos valores cotizan en positivo. Bankinter, que rebota un 0,59%, después de cerrar ayer la sesión con caídas superiores al 4%, y Repsol, que suma un 0,09%.

En el grupo de los blue chips, Telefónica pierde un 1,33%, Iberdrola un 1,49% e Inditex un 1,47%.

En el Mercado Continuo…
Urbas
se hunde un 9% y cotiza al nivel más bajo al que le está permitido, a 0,01 euros, seguido de Baviera, que se desploma un 6,13%.

Biosearch se hace con la primera posición, con una subida del 2,70%, junto con Realia, que suma un 2,50%.