El grupo brasileño Ultra ha anunciado hoy la adquisición por 1.161 millones de reales (unos 725,6 millones de dólares) de la red de distribución de combustibles de la multinacional Texaco en Brasil. Con el negocio, Ultra, que ya controlaba la red Ipiranga, pasa a operar la mayor red de distribución privada de combustibles de Brasil, con puestos en todo el país, y a competir directamente por el liderazgo del mercado con la petrolera estatal Petrobras. "Las operaciones de Ipiranga y Texaco formarán una red de más de 5.000 puestos, con 23% de participación en el mercado brasileño", ha informado Ultra en un comunicado.