El Ejecutivo español reducirá el número de secretarios de Estado y de directores generales de todos los Ministerios para cumplir con el plan de racionalización de la Administración pública. Además, este plan conllevará una disminución del sector público empresarial.