El Gobierno calcula que las medidas previstas en el anteproyecto de Ley de Economía Sostenible para reducir la morosidad permitirán, en un horizonte hasta 2020, un incremento adicional del PIB del 0,25% hasta 2020, del 0,1% en el caso del empleo, y un aumento de la inversión del 0,5%.  Según precisa el texto remitido a los órganos consultivos la pasada semana, los principales beneficiarios serán sin duda las empresas proveedoras, especialmente las pymes, que verán acortarse los períodos de cobro y dispondrán además de nuevas herramientas para hacer frente a los casos de morosidad, con mayor agilidad y menor coste