Portugal se enfrenta desde hoy a una quincena de huelgas convocadas en protesta por las políticas de austeridad del Gobierno y por lo que los sindicatos califican de degradación de las condiciones de trabajo.