El Gobierno aprobó hoy un nuevo conjunto de medidas fiscales que inyectarán 6.000 millones de euros a la economía en 2009, entre las que destaca la agilización de las devoluciones por IVA a las empresas. Estas medidas forman parte de un anteproyecto de Ley aprobado por el Consejo de Ministros, que ahora será remitido al Consejo de Estado, órgano consultivo del Gobierno, para volver después al Consejo de Ministros.
Entre estas medidas se incluye la anunciada supresión del Impuesto sobre Patrimonio, que costará 1.800 millones -cuyo impacto en la economía se incluyó en el grupo de medidas aprobadas por el Ejecutivo el 18 de abril- y por lo que el Estado deberá estudiar la manera de compensar a las comunidades autónomas, que son las que ingresan la recaudación de este impuesto. ((Habrá ampliación))